¿QUIÉN PROTEGE A LOS NIÑOS CUANDO SON VICTIMAS?

Publicado: 19 marzo, 2014 en Sin categoría

La Organización Mundial de la Salud entiende por maltrato infantil todas las formas de malos tratos físicos y emocionales, abuso sexual, descuido o negligencia o explotación comercial o de otro tipo, que originen un daño real o potencial para la salud del niño, su supervivencia, desarrollo o dignidad en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder.

Entre las distintas formas de violencia contra los menores, el abuso sexual es una de las manifestaciones más extendidas y, a la vez, mas ocultas. Por desgracia, el abuso en menores ha estado y está presente en nuestra sociedad. De cara a la sociedad puede parecer un fenómeno invisible, pero la realidad es que existe y no entiende de edad, condición social o sexo. Actualmente carecemos de datos fiables, dado que la mayoría de los casos de abuso en la infancia tienden a ocultarse. La mayor parte de los casos apenas llegan a los Tribunales de Justicia, siendo una cifra muy baja los casos reales los que llegan a ver la luz. Entre las causas podemos encontrar que muchos de ellos no han sido notificados a ninguna administración pública, otros aún no han sido detectados o demostrados, etc. El temor, el silencio, las amenazas y la vergüenza de los menores son algunos responsables del poco éxito en la detección del abuso. La mayoría de los menores que sufren algún tipo de abuso terminan manifestándolo de alguna manera. Los cambios bruscos en su conducta y el fracaso en los estudios pueden revelarse como señales importantes a tener en cuenta, y para que se pueda hablar de ello es fundamental crear un clima de comunicación y confianza en la familia. Los niños que se desenvuelven en un ambiente donde encuentran un mayor apoyo y comprensión pueden enfrentar mejor las situaciones de abuso.

El maltrato infantil es un problema social y de salud de primer orden. Por ello, se promulgó en España la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor. En ella se establecen las actuaciones que deben llevar a cabo los poderes públicos en los casos de desprotección social del menor. La legislación española establece que cualquier indicio de abuso ha de ser comunicado, otra cosa es la denuncia, que según el Artículo 191 de la ley citada anteriormente solo la puede presentar su representante legal, la propia víctima o el Ministerio Fiscal (si es un menor de edad bastará la denuncia del Ministerio Fiscal). Algunos fiscales de menores reconocen que el problema con el que se encuentran es que la regulación está mucho más desarrollada para los casos en que los menores son infractores que en aquellos en los que los niños son víctimas.

Entre los casos más actuales podemos encontrar la niña de 9 años que ha permanecido siete meses secuestrada en la selva boliviana, por un presunto amigo de los padres, obligándola a comportarse como su esposa; el del colegio Valdeluz, donde un profesor abusaba de sus alumnas; el entrenador de boxeo José Santana, conocido como Kid Telde, acusado de abusar de sus alumnos; y por último, el pediatra acusado por abuso de menores en Almería.

Imagen

LA JUSTICIA PENAL FRENA EL MALTRATO, PERO CUANDO SE HA PRODUCIDO EL SUFRIMIENTO DEL MENOR YA ESTA OCASIONADO. NO DEBEMOS OLVIDAR LA IMPORTANCIA DE LOS SERVICIOS SOCIALES PARA EVITARLO.

Macarena Rosado Landeras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s